Articles

Affichage des articles du février, 2009

La Arquitecta de los Sueños

Y la veo ahí en la puerta y no lo creo y la abrazo, y la abrazo fuerte, fuerte. Sus ojos verdes estaban tan brillantes como siempre. Me dijo que debía darle pechuga a su guagua de 5 días... y nos fuimos raudas a su posada temporal en Santiago. El pelo rubio ceniza le cubre un poco la cara, y ella se lo quita con los dedos. Sonrío, sigue tan grácil, hasta para eso.

En un par de semanas ya tenía su espíritu impregnado en ese lugar breve de 2 tasas y una alfombra... Y conocí a su “Negro”. Un músico que venía del mar, y apareció en la isla, un día cualquiera. Llegó por un rato, igual que casi todos, pero como ella, no se fue más. Él brillaba también.

Su guagua estaba en una cuna y dormía, ella la dejó sin pechuga entonces, y los 3 comimos guindas sentados en el suelo.

¿Cómo fue que llegamos aquí desde ese otro verano? Hace ya un par de años, cuando, me acuerdo, que la acompañé al supermercado sin creer que en verdad en verdad estaba pronta a volar... Y luego tomamos un helado eterno en el Em…